0

El estado civil y la capacidad jurídica y la capacidad de obrar




A pesar de que todos los ciudadanos tienen en nuestro país, según la Constitución, los mismos derechos y obligaciones, sin embargo, hay determinadas situaciones o hechos que afectan a la capacidad de las personas, incrementándola o limitándola.

La capacidad jurídica es la aptitud para ser titular de derechos y de obligaciones. Tiene un significado pasivo. Todo el mundo tiene capacidad jurídica desde que nace (antes se exigía que el nacido viviese 24 horas, desde el corte del cordón umbilical, para adquirir la personalidad jurídica; ya no).

Por su parte, la capacidad de obrar implica la posibilidad de participar activamente en el mundo del derecho y la vida en sociedad: hacer un contrato, trabajar, alquilar un piso, matricularse en una autoescuela, etc… Esta clase de capacidad ya no es la misma para todos, sino que dependerá de diversos factores, y especialmente del estado civil de la persona.

 

justicia-juicio

 

El estado civil puede definirse como la situación en la que se encuentra la persona respecto de su capacidad de obrar. Veamos los diferentes estados civiles y sus efectos jurídicos.

La edad constituye el estado civil básico. Desde el recién nacido, que puede ostentar derechos (heredar, tener un nombre, filiación respecto de sus progenitores), hasta la mayoría de edad, hay etapas intermedias. Por ejemplo:

  • Desde los 12 años el menor debe ser oído en los juicios que le afecten.
  • A partir de los 14 años puede casarse (a partir de julio el límite se va a elevar a los 16 años, coincidiendo con la emancipación) y hacer testamento.
  • Con 16 años puede solicitarse la emancipación o vivir de manera independiente de los padres.
  • Para poder adoptar el adoptante debe tener 25 años y, en todo caso, 14 más que el adoptado.

El matrimonio también supone un cambio jurídico en la persona. Existirán bienes comunes y, en algunos casos, la obligación de responder de las deudas del matrimonio o del otro cónyuge. Y si, además, se tienen hijos, la cosa se complica, con la patria potestad y todos los deberes que tiene implícitos.

Otro estado civil, el tercero, lo da la nacionalidad. Aunque nuestro ordenamiento jurídico reconoce amplios derechos a los extranjeros, sólo los españoles disfrutan al máximo de todas las garantías legales, así como de los derechos. Y entre los propios extranjeros no todos son iguales, ya que los de la Unión Europea tienen un estatus privilegiado (como los españoles en los demás países de la Unión).

Con efectos parecidos a la nacionalidad, encontramos la vecindad civil. Al existir en España los derechos forales, propios de algunas Comunidades Autónomas (Baleares, Cataluña, Aragón, Navarra, País Vasco y Galicia), los vecinos de una u otra Comunidad estarán sujetos al Derecho Común o al Foral.

Cuando concurran determinadas circunstancias (enfermedades psicológicas, deterioro cognitivo de la persona) puede llegar a decretarse la incapacitación de una persona, que es un estado civil restrictivo. Se designará a un tutor o curador para que la asista y se limitarán los actos que pueda realizar por sí sola (votar, disponer de pequeñas cantidades de dinero, etc…).


Puedes encontrar más información en comentarios de otros lectores al final de este artículo, puedes dejar tu comentario.
Solicitar cita con Abogados
Consulte con Abogados Portaley
He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad

Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *