0

El nacimiento y la adquisición de la personalidad jurídica




 

Aunque pueda parecer un asunto relativamente menor, sin embargo, el momento a partir del cual se considera que alguien ha nacido, que es persona, es fundamental a efectos jurídicos y prácticos, como por ejemplo en cuestión de herencias.

Además, esta materia ha sufrido hace poco una reforma capital. Antes, para considerar civilmente nacida a la persona, era necesario que ésta sobreviviera 24 horas separada del cuerpo de la madre. Hasta que no transcurría dicho plazo el nacido no adquiría personalidad jurídica, que es la capacidad para ser titular de derechos y obligaciones. Evidentemente, pocos deberes se van a exigir a un recién nacido. Aquí la importancia residía en los derechos, especialmente en la posibilidad de que pudiera beneficiarse de una herencia.

Ahora, por el contrario, no tienen que pasar 24 horas para que la persona adquiera la personalidad y la capacidad jurídica; basta simplemente con nacer. Este cambio ha supuesto, en definitiva, una alteración importante de las situaciones que pueden darse con un nacimiento.

 

justicia-juicio

 

Los partos dobles o múltiples

En estos casos se considera como primogénito al que primero haya nacido. Normalmente se trata de una cuestión meramente anecdótica, que sólo adquiere relevancia en relación con los títulos nobiliarios y poco más.

La extinción de la personalidad

Se produce con la muerte de la persona. A partir de ese momento todos los bienes y derechos que integran su patrimonio entrarán a formar parte de la herencia.

El fallecimiento puede determinarse tras el cese irreversible de las funciones encefálicas o cardiorrespiratorias, certificadas por un profesional sanitario.

La premoriencia

A través de esta figura tratan de resolverse los casos en los que dos (o más) personas mueren al mismo tiempo o en circunstancias que impidan precisar el momento de la muerte. Da igual que fallezcan en iguales circunstancias o en lugares y por motivos diferentes.

Aquí también entra en juego el derecho de sucesiones, pues, si no puede saberse quién ha muerto antes, y siempre que estemos ante personas que heredarían unas de otras, ¿cómo resolver la cuestión?

Si hay alguien interesado en los beneficios que pudiera recibir si consigue probar que una de las dos personas falleció antes que la otra, deberá demostrarlo. Si no puede hacerlo, aquéllas se presumen muertas al mismo tiempo, de manera que ninguna transmitirá nada a la otra.

Estos son los aspectos jurídicos básicos del nacimiento, adquisición de la personalidad jurídica, y del fallecimiento, extinción de dicha personalidad. Posteriormente, la edad de la persona y su estado civil (casado o soltero; vecino de una u otra Comunidad Autónoma; español o extranjero; capaz o incapacitado) determinarán la capacidad de obrar en el ámbito jurídico y económico.


Puedes encontrar más información en comentarios de otros lectores al final de este artículo, puedes dejar tu comentario.
Solicitar cita con Abogados
Consulte con Abogados Portaley
He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad

Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *