0

La donación en el Código Civil




 

Concepto

Podríamos definir la donación como aquél negocio jurídico que por vía directa, y sin necesidad de tradición, implica la transmisión de la propiedad del donante al donatario. Es necesario que aclaremos alguno de los conceptos que aquí se han mencionado.

Cuando se dice que la donación es un negocio jurídico, eso significa que no es un contrato, aunque se le parece. Para que exista el contrato es necesario que haya un doble consentimiento, emitido por ambas partes. En la donación sólo hay consentimiento como tal por una de las partes, el donante, ya que el donatario se limita a aceptar o rechazar la disposición en su favor.

Por otro lado, se ha hecho referencia a la tradición. En el sentido jurídico aquí utilizado, la tradición implica el traspaso de la posesión con ánimo de transmitir la propiedad. Pues bien, no es un requisito que se exija para perfeccionar las donaciones (no es necesaria la entrega de la cosa para que exista donación). Para ello bastará con que el donatario la acepte y este hecho llegue a conocimiento del donante.

Es un elemento intrínseco a la donación que suponga el empobrecimiento de una persona (donante) y el enriquecimiento de otra (donatario). En algunos casos podrá hacerse, por ejemplo, en atención a favores o servicios prestados.

 

justicia-juicio4

Capacidad y requisitos

Cualquier persona puede hacer una donación, salvo que por ser menor de edad o por estar incapacitada judicialmente todavía no pueda disponer de sus bienes con total libertad. Si se hiciera la donación a una persona que todavía no ha nacido, por encontrarse aún en el vientre de su madre, la aceptación corresponderá a sus progenitores.

En función de lo que se done, es preciso distinguir entre los bienes muebles (dinero, un coche, un ordenador, etc…) y los inmuebles (una casa, un apartamento, una finca, etc…) a efectos de los requisitos que deben cumplirse.

Cuando lo que se dé sea una cosa mueble, la donación podrá hacerse de palabra o por escrito. En el primer caso será necesaria la entrega simultánea de lo donado; en el segundo, que tanto la transmisión de la propiedad como la aceptación consten por escrito.

Si se trata de un bien inmueble, la donación tendrá que elevarse a escritura pública (ante Notario) e inscribirse en el Registro de la Propiedad. La aceptación puede hacerse en la misma escritura o en otra diferente, pero siempre en vida del donante, ya que si éste ha muerto no surtirá efecto la donación.

Limitaciones

El Código Civil prohíbe que alguien done una parte tan grande de su patrimonio que se quede sin medios bastantes para subsistir dignamente. Tampoco pueden donarse los bienes futuros, es decir, aquellos que no pertenecen todavía al patrimonio del donante.

Otro límite impuesto a las donaciones es que con ellas no puede vulnerarse la legítima de los herederos forzosos. Hay algunas personas que, en vez de hacer testamento, optan por repartir sus bienes en vida. Deberán tener mucho cuidado, pues si vulneran alguna legítima el perjudicado podrá reclamar su complemento (recuerde que son legitimarios los descendientes, los ascendientes y, con ciertas particularidades, el cónyuge). En estos casos la donación se considera inoficiosa y tiene que reducirse.

 

justicia-juicio

 

 

Posibilidades

Por supuesto, una misma cosa puede donarse a dos o más personas; si alguna de ellas rechaza la donación, con su parte se hará lo que diga el donante: acrecerá a los demás donatarios o regresará al patrimonio de aquél.

El Código permite una amplia libertad al donante de cara a configurar la donación. Puede, por ejemplo, reservarse el derecho de utilizar parte de la cosa donada (el donatario tendrá que dejarle utilizar el chalé de veraneo durante los meses de julio y agosto), o dar a una persona la propiedad y a otra el usufructo de la misma (el usufructo es el derecho de utilizar una cosa y recibir todos los frutos y rendimientos que genere).

Revocación y reducción

En ciertos casos el Código Civil impone la rectificación de la donación, volviendo los bienes a su anterior titular. Una de las causas para que esto se produzca es que el donante tenga hijos (incluso póstumos) o se entere de que el hijo que creía muerto está realmente vivo. En el caso de que las cosas donadas se hubiesen vendido, se entregará su valor.

También tendrá lugar la revocación de la donación cuando el donatario haya incumplido alguna de las obligaciones a las que se hubiera comprometido al aceptarla.

Otros tres casos, tachados de ingratitud, pueden provocar la revocación:

  • Cuando el donatario comete un delito contra el donante, su honor o su patrimonio.
  • Cuando el donatario acusa al donante de un delito perseguible de oficio (a no ser que se hubiese cometido contra aquél o su familia).
  • Si negó alimentos al donante, estando legalmente obligado a dárselos.

Aspectos fiscales

Por último, es preciso destacar que las donaciones, en términos generales, están sujetas al Impuesto de Sucesiones y Donaciones, cedido por el Estado a las Comunidades Autónomas. Habrá que estudiar la carga impositiva de cada Comunidad para saber si una donación está exenta, o no, del pago del impuesto.


Puedes encontrar más información en comentarios de otros lectores al final de este artículo, puedes dejar tu comentario.
Solicitar cita con Abogados
Consulte con Abogados Portaley
He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad

Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *