0

Información sobre préstamos como instrumento financiero




El mundo de las finanzas navega por aguas turbias. El efecto dominó no se hace esperar. La desaceleración del aparato productivo se acentúa cada vez más a escala planetaria. Nadie parece a salvo de lo que podría ocurrir, mucho menos el grueso de las personas cuyas finanzas no son tan holgadas como para decir que poseen un buen colchón y así solventar un caso de emergencia o, más bien, invertir confiadamente en los mercados bursátiles.

 

Lo cierto es que, ante la realidad económica poco atractiva que, según los indicadores económicos, parece asomarse; las herramientas o instrumentos financieros con los que cuenta un individuo estándar no parecen ser suficientes armas para neutralizar un posible escenario desfavorable poco amigable para el bolsillo. Por tanto, ante escenarios inciertos hay que tener presente todas las posibilidades e instrumentos financieros posibles con la finalidad de amortiguarse.

 

Entonces, en relación a lo dicho, los préstamos personales son una buena herramienta financiera que como todas, tiene sus ventajas y desventajas, pero que a fin de cuentas la balanza será positiva según el uso y la probidad con que se la ejecute.

 

Lo primero que hay que saber es que no todos los préstamos personales mantienen idénticas características ni exigen los mismos requisitos para optar a uno.

 

pago-tarjeta

 

Por ejemplo, en el caso de los préstamos personales con garantía exigen que el solicitante disponga de unos acuerdos a priori como lo es la disposición de un inmueble o bien en su haber como garantía dada al prestamista en caso de incumplimiento del contrato firmado entra ambas partes. Un coche, un apartamento o casa, un terreno, sirven para efectos del caso y cerrar positivamente el préstamo.

 

Existe otra clase de préstamo, llamado préstamo sin garantía, que a diferencia del explicado más arriba, éste exige diversas cuotas de intereses del solicitante del préstamo, puesto que el prestamista se está arriesgando más en este tipo de contratos.

 

 

No, obstante; cabe recordar que no todo préstamo significa mejorar tal o cual situación, hay que percatarse de que se contrae una deuda y ello conllevará ciertas obligaciones. El contraer cualquiera de estos tipos de préstamos, puede acarrear una insolvencia de su parte. Deberá analizar bien su situación financiera, los instrumentos con los que cuenta, y su capacidad de adquirir y responder por nuevas deudas. 


Puedes encontrar más información en comentarios de otros lectores al final de este artículo, puedes dejar tu comentario.
Solicitar cita con Abogados
Consulte con Abogados Portaley
He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad

Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *