0

Condenado a pagar 2000 euros por poner en su estado de Whatsapp “No te fíes de ……”




Un médico de Valencia ha sido condenado a indemnizar a su ex-socio con la cantidad de dos mil euros por haber escrito y mantenido en su estado de WhatsApp durante casi cuatro meses la expresión “No te fíes de …….” (incluyendo el nombre real de su ex-socio).

El derecho al honor, la intimidad y la propia imagen, es uno de los derechos fundamentales recogidos por la Constitución española en su artículo 18 y a veces, una sencilla expresión como esta, puede suponer una vulneración del mismo. Es lo que le ha sucedido a este hombre, ya condenado, que desde el 23 de mayo de 2013 hasta el 17 de septiembre de 2013, casi cuatro meses, escribió y mantuvo como su estado de WhatsApp la expresión “No te fíes de (nombre real de su ex-socio)”, algo que todos los usuarios de este servicio que tenían al condenado como contacto en sus dispositivos, pudieron leer.

Ahora, casi dos años después de los hechos, el magistrado del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Moncada (Valencia) Joaquim Bosch, ha condenado al acusado a indemnizar a su ex-socio con la cantidad de 2.000 euros en concepto de daños morales. Además, deberá redactar en su estado de WhatsApp, y mantenerlo ahí durante dos meses, el siguiente mensaje: “Mediante sentencia de fecha 30-12-2015 J.M. fue condenado por intromisión ilegítima en el honor”.

derecho

El juez motiva su sentencia afirmando que el acusado publicó en un espacio “de acceso público” lo que no es más que una “mera descalificación, que afectó negativamente a la reputación del afectado, la cual es especialmente importante en el espacio de su profesión médica y en el ámbito de la industria de servicios de sanidad”.

Al publicar este mensaje, del que se desprendía claramente que el perjudicado no era digno de confianza, el acusado actuó, según reza la sentencia, motivado por una clara intención de “desprestigio personal”, lo que afecta de forma directa y negativa contra su derecho al honor y la propia imagen.

Si bien el demandante solicitaba una indemnización de 10.000 euros, el juez Bosch finalmente la ha rebajado hasta esos dos mil euros en base a que la frase no expresaba un contenido “ofensivo de especial gravedad”, y al hecho de que sólo podían visualizarla quienes tenían el número de teléfono del acusado, de lo que se deduce que la condena podría haber sido mayor, por ejemplo, en caso de haber sido publicada esa frase en una red social del tipo Twitter.

Aclara además que “El estado de una cuenta de WhatsApp no es el lugar apropiado para incorporar una frase de este tipo, ya que es un espacio previsto en la aplicación para incorporar información del titular de la cuenta”.


Puedes encontrar más información en comentarios de otros lectores al final de este artículo, puedes dejar tu comentario.
Solicitar cita con Abogados
Consulte con Abogados Portaley
He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad

J. ALFOCEA

Licenciado en Historia y Periodismo. Un apasionado por comunicar todo lo que pueda despertar interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *