0

Cláusulas suelo y el proceso para reclamar el dinero




Los afectados por las cláusulas suelo están de enhorabuena, porque el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) les ha dado la razón al establecer la retroactividad total en la devolución de lo cobrado de más por las cláusulas suelo en los contratos hipotecarios.

Pueden ser cerca de 3,5 millones de afectados por las cláusulas suelo y la banca deberá devolver entre 5.000 y 7.500 millones de euros para indemnizar a los afectados.

En la sentencia se recoge que los bancos españoles deberán devolver la totalidad de lo cobrado por las cláusulas suelo, al considerar “abusiva” esta cláusula hipotecaria.

Pero esta sentencia no implica que las entidades financieras tengan la obligación de devolver el dinero de oficio. Se verá cómo los juzgados y tribunales españoles aplican la resolución a cada caso.

¿Cómo proceder a reclamar por las cláusulas suelo?

Se deberá iniciar el proceso de reclamación, para ello deberá hacerlo a través del Servicio de Atención al Cliente de la entidad financiera con quien tenga o tuviera su hipoteca.

La entidad bancaria tendrá sesenta días (2 meses) de plazo contestar, y en caso de no responder o de denegar la petición, se puede acudir al servicio de defensa del cliente con que cuentan algunas entidades o directamente al servicio de reclamaciones del Banco de España, que tiene cuatro meses para respondernos pero cuyos dictámenes no son vinculantes para los bancos. Agotada esta vía, se habrá de interponer la correspondiente demanda judicial.

Es conveniente que dicha reclamación sea redactada por un Abogado especializado en cláusulas suelo o Abogados especializados en Derecho Bancario

Además, el abogado podrá asesorarle en todo el proceso para hacer efectiva la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea

El Tribunal Supremo español ya declaró nulas las cláusulas de BBVA, Abanca y Cajamar. Existen muchas entidades que no han sido condenadas, entre estas entidades se encuentran CaixaBank y Sabadell.

El Tribunal Supremo de España resolvió declarar nulas ciertas cláusulas habituales en contratos de préstamo hipotecaria usados por dos entidades bancarias con una cuota de mercado muy importante. Dichas entidades son BBVA y CAJAMAR y han decidido retirar de sus contratos las citadas cláusulas por lo que ya no se aplicarán más de ahora en adelante. Su aplicación en el pasado no se puede modificar. El resto de bancos que usen cláusulas semejantes muy probablemente las eliminarán de sus contratos para poder competir con las dos entidades citadas.

Dichas cláusulas consistían en fijar un límite cuando el tipo de interés caía por debajo de un límite. Es decir, los clientes con préstamos hipotecarios a tipo variable (basados en un tipo de referencia objetivo más un porcentaje) se beneficiaban cuando el tipo de referencia oficial (EURIBOR normalmente) descendía pero dicho beneficio era limitado y no se beneficiaba de toda la caída. Los bancos pactaban estas cláusulas para defenderse de las caídas y ofrecían porcentajes sobre el tipo de referencia oficial muy bajos para captar cuantos más clientes mejor. Es de suponer que al eliminar dichas cláusulas que limitan la caída de tipos que benefician al cliente los bancos subirán los porcentajes sobre los tipos de referencia para mantener sus márgenes de beneficio.

 

Las razones de declarar la nulidad de estas cláusulas son esencialmente su oscuridad, su falta de transparencia y, en definitiva, que el consumidor no sabía exactamente el significado y alcance de dicha cláusula y en qué medida podía afectarle económicamente por lo que el consentimiento prestado estuvo viciado. Se anulan las cláusulas así contratadas pero los contratos siguen vigentes. Se anulan cuando los consumidores no sabían lo que significaban esas cláusulas pero las cláusulas en sí mismas son validas y se pueden pactar siempre que el consumidor sepa lo que está haciendo.
Esto son buenas noticias para los consumidores.

 

Esta sentencia del Tribunal Supremo abre la puerta a que muchos consumidores denuncien el mismo tipo de cláusulas que existan en sus contratos con otros bancos que no sean los incluidos en la sentencia en cuestión y de este modo se depurará un poco más el mercado hipotecario español. A partir de ahora, los contratos de préstamo hipotecario serán un poco más claros.

 


Puedes encontrar más información en comentarios de otros lectores al final de este artículo, puedes dejar tu comentario.
Solicitar cita con Abogados
Consulte con Abogados Portaley
He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad

Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *