0

Todo lo que necesitas saber sobre el procedimiento monitorio




Seguro que en más de una ocasión has escuchado la expresión “procedimiento monitorio” en casos de reclamación de deudas y te ha preguntado qué es y en qué consiste exactamente o cuáles son las ventajas que presenta y que lo han convertido en el procedimiento más utilizado en el campo de la jurisdicción civil. Pues bien, hoy saldrás de dudas definitivamente.

¿Qué es el procedimiento monitorio?

El procedimiento monitorio fue creado por la Ley 1/2000 de Enjuiciamiento Civil con el fin de facilitar la reclamación de deudas económicas. Para ello se estableció que en caso de que la persona deudora no manifieste oposición a aquello que se le reclama pero, a la vez, tampoco pague de forma voluntaria, no se celebrará vista alguna si no que el procedimiento se dará por concluido dando con ello permiso al acreedor para solicitar la ejecución forzosa de la deuda, es decir, se procederá al embargo de los bienes del deudor. En términos sencillo, viene a ser algo así como “quien calla, otorga”.

¿Qué se puede reclamar mediante un procedimiento monitorio?

A través del procedimiento monitorio únicamente se podrán reclamar, sin límite, deudas dinerarias líquidas, en cantidades concretas, cuyo plazo de pago ya haya vencido y sin que exista la menor duda en torno a la obligación del deudor al que se le reclama. Hablamos por ejemplo de un alzarán, un recibo, un préstamo privado que está reflejado por escrito o las cuotas impagadas de la comunidad de propietarios.

justicia-juicio4

De ello se deduce que el solicitante o reclamante deberá demostrar la existencia de la deuda mediante facturas, albaranes, recibos, telefax o cualquier otro tipo de documento, ya sea físico o electrónico, en el que figure la firma y/o sello del deudor, o bien, en el caso de comunidades de propietarios, un certificado que demuestre el impago.

Otra de las ventajas del procedimiento monitorio es que, salvo excepciones, no será necesario contar con las figuras de abogado y procurador; sólo cuando el deudor muestre oposición y se de comienzo a un juicio por importe de más de 2000 euros habrá que contar necesariamente con abogado y procurador.

¿Qué pasos hay que seguir para reclamar una deuda mediante un procedimiento monitorio?

Para iniciar el procedimiento monitorio, mucho menos formalista, puede cumplimentarse el formaría que está disponible en internet y en las sedes judiciales el cual, junto con la documentación que sea necesaria, será presentado en el servicio registran judicial o en el decantado que corresponda.

Será el secretario judicial el encargado de estudiar tanto la solicitud presentada como toda la documentación que haya sido adjuntada. Una vez admitida a trámite, se fijará un plazo de 20 días para que el deudor abone la deuda.

Esta fase puede demorarse en el tiempo ya que el requerimiento de pago debe hacerse de forma personal por lo que la media de duración de este proceso se sitúa en la actualidad en torno a los ocho meses y medio.

El proceso se dará por concluido cuando no se localice al deudor, cuando éste pague voluntariamente o bien cuando transcurra el plazo debido sin oponerse ni pagar. En este último caso el juez determinará la cantidad finalmente debida que en el futuro podrá reclamarse directamente mediante un procedimiento de ejecución forzosa (embargo).

El último escenario posible es que el deudor presente por escrito una oposición a la reclamación, la cual deberá estar firmada por abogado y procurador si su cuantía supera los 2.000 euros. Desde ese momento el proceso monitorio se dará por acabado dejando paso a un procedimiento declarativo que podrá ser ordinario o verbal. en función de la cuantía monetaria reclamada.


Puedes encontrar más información en comentarios de otros lectores al final de este artículo, puedes dejar tu comentario.
Solicitar cita con Abogados
Consulte con Abogados Portaley
He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad

J. ALFOCEA

Licenciado en Historia y Periodismo. Un apasionado por comunicar todo lo que pueda despertar interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *